Holtrop S.L.P. blog

Daniel Pérez Rodriguez

www.holtropslp.com

Share:

La semana pasada la Comisión hizo públicos un paquete de documentos sobre el mercado interior de la electricidad y la intervención pública, compuesto de una Comunicación, cuatro Documentos de Trabajo: (1) sobre intervención pública en el mercado eléctrico; (2) sobre el diseño de los sistemas de apoyo a las renovables; (3) sobre los mecanismos de cooperación en renovables; (4) sobre flexibilidad de la demanda y un documento con formularios sobre los proyectos de cooperación.

De éstos, nos interesa principalmente la Comunicación, que es el texto que mayor valor interpretativo tiene, y el Documento de Trabajo sobre el diseño de los sistemas de apoyo, sin perder tampoco de vista el referido a la demanda, pues puede resultar relevante para el autoconsumo.

Antes de nada, hay que aclarar que una Comunicación de la Comisión es un texto no vinculante, relevante a efectos interpretativos y que además da una pauta de por dónde podrían ir futuras reformas del mercado interior de la electricidad. Por el contrario, la Comunicación NO dice en ningún momento que deban retirarse los sistemas de apoyo a las renovables ya existentes, entre otras cosas porque ello supondría que entra en conflicto con la Directiva de Renovables.

La Comunicación contiene muchos elementos interesantes que no podemos comentar aquí de forma exhaustiva, por lo que recomendamos una lectura completa del documento a quien esté interesado a fondo en el tema. Lo que sí nos gustaría es destacar algunos elementos del documento:

1) La Comisión reconoce que las renovables han reducido el precio de la electricidad y que su producción es beneficiosa porque no causa emisiones. Esta afirmación, tan obvia a nivel europeo, aún tiene problemas para ser reconocida en España. En la Comunicación se dice literalmente que entre los motivos del alto precio de la electricidad NO están las renovables. La Comisión recuerda además su objetivo de alcanzar una producción de energía eléctrica "casi libre" de CO2.

2) A la hora de valorar los costes de las instalaciones, se deben tener en cuenta los costes de capital, de operación, de mantenimiento, así como sus residuos, los costes de red y todas las externalidades, incluyendo las emisiones.

3) A lo largo del año 2014, aún no sabemos si antes o después de las elecciones, se adoptará unas nuevas Directrices sobre ayudas de Estado en Medio Ambiente y Energía para 2014-2020.

4) Los sistemas de apoyo a las renovables tienen sentido cuando eran tecnologías inmaduras. Una vez las tecnologías van madurando, los sistemas de apoyo deben ir adaptándose en consecuencia. El criterio clave es la madurez de las tecnologías. De ello, cabe deducir que en el caso de las tecnologías poco maduras el sistema de apoyo está justificado. Es decir, que sólo cabe ir reduciendo y retirando sistemas de apoyo para instalaciones nuevas con tecnologías más maduras, pero nunca respecto de instalaciones ya en funcionamiento, que necesitan de un sistema de apoyo para poder ser rentables. Sin la inversión inicial en tecnologías renovables de esos primeros productores, no podría haberse alcanzado la madurez tecnológica. No sería admisible que quienes inviertieron en un primer momento y permitieron la maduración tecnológica, pierdan su sistema de apoyo y a su vez no puedan competir con las plantas más nuevas y con tecnologías más maduras. 

5) La Comunicación hace hincapié también en el control de la demanda de energía para un mejor funcionamiento del mercado eléctrico. Para ello, es esencial, entre otros requisitos, el fomento de la energía deslocalizada, como es el caso del autoconsumo. También se aclara que la producción de pequeña escala, descentralizada y no comercial debe ser fomentada. Tras estos documentos, el peaje de respaldo al autoconsumo será todavía más difícil de justificar.

6) En un futuro, los sistemas de apoyo a las renovables podrían pasar a ser competencia de la UE. No sabemos cuándo, pero la Comunicación ya comienza a allanar el terreno para una posible "europeización de los sistemas de apoyo". La Comisión señala que es positivo que se produzca una convergencia de regímenes entre los distintos Estados (p.9) y que la intervención unilateral de un Estado miembro puede dañar a compañías en países vecinos. Si se lograra una generación adecuada en el mercado interior europeo se podrían ahorrar 7.500 millones al año de media entre 2015 y 2030. Si se coordinaran los esfuerzos a nivel europeo, se obtendrían ganancias de entre 16.000 y 30.000 millones de euros entre 2015 y 2030. Ante este escenario, la Comisión presenta la "europeización" como la solución más conveniente. Cosa distinta es que a la hora de abordar el régimen post-2020 para las renovables, los Estados acepten la propuesta de la Comisión. En todo caso, lo que sí que parece claro es que la Comisión está cansada de todos los conflictos que han generado los sistemas nacionales de apoyo a las renovables y tiene ganas de asumir más competencias en la materia.

7) Sobre la modificación de los sistemas de apoyo (p.14), la Comisión considera que los cambios retroactivos generan daño a la confianza inversora y es probable que reduzcan la inversión en el sector. La Comisión recomienda sistemas de apoyo "estables, transparentes, creíbles, eficientes y teniendo en cuenta el mercado". Eso sí, de cara al futuro, la Comisión aconseja que se use un sistema de complementos o cuotras en lugar de la tarifa regulada. También recomienda concursos públicos para la asignación de las primas.  

En definitiva, consideramos que si se realiza una lectura honesta y cuidadosa del documento de la Comisión, los titulares de algunos medios, interpretando que supone un respaldo a los recortes a las renovables ya instaladas, se alejan mucho de la realidad. Lo cierto es que la Comisión simplemente da unas pautas para los sistemas de apoyo según las renovables vayan madurando, pero en ningún caso apoya un cambio retroactivo, sino justamente lo contrario. El criterio de la madurez, pieza esencial del documento, es plenamente razonable, e implica que las plantas instaladas en un momento en que su tecnología no estaba aún madura deben poder seguir beneficiándose de los sistemas de apoyo.