Holtrop S.L.P. blog

Daniel Pérez Rodriguez

www.holtropslp.com

Share:

El pasado 22 de enero la Comisión hizo públicos una serie de documentos sobre el paquete de clima y energía para 2030. De entre ellos, este post se centrará en el análisis de la Comunicación de la Comisión, en la que se exponen los planes que esta institución propone para 2030 en materia energética y de lucha contra el cambio climático.

El texto de la Comunicación

La Comunicación comienza dando cuenta de los logros obtenidos hasta ahora: reducción de emisiones del 18% respecto a 1990, 13% de cuota de renovables y reducción en un 24% de la intensidad energética en la UE. Además, la Comisión constata que la UE cuenta con el 44% de la electricidad renovable del mundo. Sin embargo, en el lado negativo, la Comisión recuerda que las importaciones de gas y petróleo a la UE costaron 400.000 millones de euros, un 3,1% del PIB europeo. 

Dada esta situación, la Comisión considera que se debe continuar en la línea de la reducción de emisiones y de incremento de la cuota de renovables, por lo que propone un objetivo de un 40% de reducción de emisiones para 2030 y una cuota de renovables del 27%. En cuanto a eficiencia energética, la Comisión opta por no incluir ningún objetivo vinculante. 

Centrándonos en las energías renovables, lo cierto es que se trata de un objetivo poco ambicioso, comparado con el 30% que pide el Parlamento Europeo, y además no se establecen objetivos específicos de cumplimiento para cada Estado. Esto implica que cada Estado, voluntariamente, podría decidir a qué objetivo de renovables se compromete. Aunque por otro lado, el objetivo trans-europeo de renovables podría implicar un "nuevo marco de gobernanza", que trajese consigo la cesión de nuevas competencias y fondos a la UE para que pueda lograrse este objetivo de renovables, lo que podría favorecer la creación algún tipo de sistema de apoyo a las renovables a nivel europeo. Esto permitiría, además, evitar las distorsiones que se pueden generar en el mercado interior de la electricidad debido a la existencia de distintos regímenes de apoyo a las renovables. 

La Comisión insiste en que los sistemas de apoyo a las renovables tiene que ser "racionalizados" para ser más coherentes con el mercado interior, más eficientes y orientados al mercado, y dar una mayor seguridad jurídica a los inversores en renovables. Sin embargo, no podemos olvidar que el criterio decisivo que lleva a esta "racionalización" de los sistemas de apoyo es la madurez de la tecnología, y por lo tanto, estos sistema de apoyo 2.0 deben aplicarse siempre de cara a las instalaciones que han alcanzado la madurez tecnológica, y nunca a las plantas ya en funcionamiento.

También se fija la Comisión en la competitividad, para lo que es esencial un suministro de energía sea seguro y a precios competitivos. La Comisión constata además la disparidad impositiva existente en la UE en materia de electricidad, lo que explica parcialmente la gran diferencia de precios de la energía entre los Estados Miembros.

El futuro

La Comunicación es un instrumento que utiliza la Comisión para plantear los términos del debate sobre el paquete de Clima y Energía para 2030, pero se ha de dejar claro que no tiene valor jurídico. Por tanto, lo verdaderamente decisivo será la aprobación de normas vinculantes con los objetivos concretos. Antes, en marzo de 2014, se celebrará un Consejo Europeo en el que los líderes de la UE hablarán sobre energía y sentarán las bases del acuerdo político para el nuevo paquete. Una vez se acuerden las líneas básicas, la maquinaria legislativa se pondrá en marcha, y la Comisión presentará sus propuestas concretas, que no tienen porqué contener los mismos objetivos que los de la Comunicación.

En concreto, se tendrá que aprobar una nueva Directiva de Energías Renovables aplicable entre 2020 y 2030, una modificación de la Directiva 2003/87/CE de comercio de emisiones, para establecer las fases cuarta y quinta de dicho instrumento y en el que se fije el objetivo de reducción de emisiones, y una modificación de la Directiva de Eficiencia Energética para adaptarla al nuevo marco.  Para la adopción de todas estas Directivas se tendrá que seguir el procedimiento legislativo ordinario, con la participación del Consejo y el Parlamento. Lo que no sabemos es si la nueva Directiva de Renovables utilizará como base legal el artículo 192 (medio ambiente) o el 194 (energía), lo que será muy relevante de cara a saber si los Estados pueden o no exceptuar el cumplimiento de la misma. Además, se publicarán las nuevas directrices en materia de ayuda de Estado y medio ambiente, que serán decisivas para los sistemas de apoyo a las renovables.

En definitiva, que el futuro paquete de energía y clima está por escribir. Y a la hora de determinar quién será el escritor de ese futuro paquete, será de extrema importancia el resultado de las elecciones al Parlamento Europeo que se celebrarán en mayo de este mismo año. Un Parlamento Europeo favorable a las energías renovables puede incrementar el objetivo de renovables para 2030 e imponer cuotas a los Estados, pues la aprobación parlamentaria será necesaria para la adopción de las tres Directivas. 

Con la idea de promover el debate a nivel europeo sobre el futuro paquete de clima y energía para 2030, Holtrop S.L.P. organizará a principios de marzo una serie de actos en el Parlamento Europeo, en los que participarán actores de primer nivel, y de los que os informaremos próximamente.