Holtrop S.L.P. blog

Daniel Pérez Rodriguez

www.holtropslp.com

Share:

La Comisión Europea abrió el pasado abril de 2015 una investigación sectorial sobre los mecanismos de capacidad existentes en 11 Estados Miembros, entre ellos España, con la finalidad de conocer estos sistemas en profundidad y poder instar, en un futuro, investigaciones sobre la compatibilidad de estos sistemas con la normativa de ayudas de Estado, todo ello en el marco de la Estrategia para la Unión Energética. Producto de esa investigación, un año después, en abril de 2016, la Comisión Europea publicó un informe en el que se mostró muy crítica, especialmente, con un Estado Miembro, España, por tener hasta 4 sistemas de capacidad, a pesar de ser justamente el Estado con mayor exceso de capacidad instalada.

No obstante, como España no ha notificado el sistema de ayudas a las energías fósiles  (sólo se acordó de notificar el sistema de apoyo a las renovables), a diferencia de Francia o Reino Unido, la Comisión Europea no ha instado aún el procedimiento formal de análisis legal en relación con la normativa de ayudas de Estado, si bien lo podría haber hecho de oficio.

Con la finalidad de instar a la Comisión Europea a investigar, un grupo de organizaciones, lideradas por el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente, hemos enviado unos comentarios al Informe de abril, en los que advertimos a la Comisión Europea de lo innecesario de los sistemas de capacidad en España.

¿Y por qué es importante lo que diga la Comisión respecto a estos sistemas? Pues porque, contrariamente a lo que dijo ayer un representante de la Fundación Asturiana de la Energía en un debate organizado por UNEF en el que tuve ocasión de participar, el carbón y la fotovoltaica sí que entran en conflicto. Igual que sucede con el gas o la nuclear. Como la demanda eléctrica es limitada, no hay "sitio" para todos. Y en un sistema en el que la prioridad de despacho ha quedado vacía de contenido, como es el español, no sólo importa qué primas reciben las renovables, sino también qué subsidios reciben el resto de tecnologías. Dicho de otra forma, si a todos se les pagara, por un mecanismo u otro, el precio del pool más 20 EUR/MWh, el efecto de las diferentes ayudas sería neutro. Por eso, es importante que la Comisión Europea analice en profundidad, no sólo los sistemas de apoyo a las renovables, sino también los de las fósiles, de forma que determine la compatibilidad de todos ellos con la normativa de ayudas de Estado.