Holtrop S.L.P. blog
Share:

La normativa vigente es un condicionante fundamental para el desarrollo de las energías renovables. Hubo un tiempo en el que España y Alemania, impulsadas ambas por normativas favorables, constituían la punta de lanza del sector a nivel mundial. Uno de estos países mantuvo el apoyo y el otro lo retiró de forma abrupta, traicionando la confianza legítima de miles de inversores.

 

En Alemania la reforma de la ley de energías renovables (Erneuerbare-Energien-Gesetz; abreviado EEG) para el año 2017  fue aprobada, tras un proceso de consulta, el 8 de julio de 2016. La principal y más clara novedad es que el desarrollo de nueva potencia instalada no se hará en base a precios regulados como hasta ahora, sino mediante licitaciones. El Estado, en base al su plan de desarrollo de energías renovables, que prevé una penetración renovable del 45% para 2025, convocará licitaciones públicas en relación a la nueva potencia que se prevé instalar cada año. Así, por ejemplo, en 2017 se licitarán 2.800 MW de nueva potencia de eólica, y 600 MW de solar fotovoltaica. Aparte de estas dos tecnologías, sólo la eólica off shore y la biomasa podrán optar a instalar nueva capacidad. Esta reforma busca, según el Ministerio de Economía y Energía, que la instalación de nueva potencia renovable se haga con la mayor eficiencia de costes posible. Es decir, si por ejemplo hay una licitación para instalar 1 MW fotovoltaico en una determinada región, el promotor que mejor oferta plantee será quien obtenga el permiso.

 

La EEG 2017 incluye también disposiciones para garantizar que promotores de distintos tipos tengan posibilidades de ganar las licitaciones y regula con considerable precisión la potencia que se instalará en 2017 y en años venideros, todo en vista a cumplir el compromiso de 45% de renovables en 2025.

 

En esta presentación del Ministerio de Economía y Energía se resumen de los puntos clave de esta reforma (inglés).

 

También está disponible el texto completo de la norma (alemán).