Holtrop S.L.P. blog

Daniel Pérez Rodriguez

www.holtropslp.com

Share:

Esta semana hemos conocido una sentencia de la Sección 6ª de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en la que se estima nuestro recurso contra la cancelación de la retribución a una instalación de 200 kW de un cliente nuestro de la zona Mediterránea. 

Según el Ministerio de Industria, resultaba procedente cancelar la inscripción en el RIPRE, dejar a la instalación sin prima y obligar a devolver todas las cuantías obtenidas hasta ahora en concepto de retribución primada. El argumento del Ministerio es que la instalación no fue finalizada en el plazo establecido, y por lo tanto, casi cuatro años después de la construcción de la instalación, la expulsaba del registro y del régimen primado.

Lo que el Ministerio no tiene en cuenta es que cometió un error a la hora de determinar la potencia de la instalación, y que hasta que ese error no fue corregido varios meses después, el productor no inició los trámites para construir su instalación, como es lógico. A nadie se le ocurre realizar una inversión importante en una instalación fotovoltaica si no es con toda la documentación previamente en regla. Por tanto, si el plazo se contaba desde el error, la instalación estaba fuera de plazo y sin prima. Si el plazo se contaba desde que se corrigió el error, la instalación estaría dentro de plazo y con prima.

El Ministerio fue de la primera opinión y nosotros de la segunda. Por lo que llevamos el asunto al TSJ de Madrid, que es el Tribunal competente para ese tipo de casos, quien acaba de resolver a nuestro favor, condenando en costas a la Administración.

Por suerte, este caso ha podido ser resuelto favorablemente, como el de instalaciones de algún otro compañero que también ha obtenido resolución favorable en ese mismo Tribunal, Sala y Sección. Sin embargo, aún son muchos los casos de cancelaciones de RIPREs pendientes o con resoluciones desfavorables en primera instancia, lo que está sumiendo en la más absoluta ruina a los productores en esa situación, que nunca podrán recuperar su inversión, pues con los ingresos de mercado que les dé la instalación durante su vida útil no podrán cubrir ni la mitad de sus costes iniciales de inversión (con la fotovoltaica de ahora sí, pero con los precios que pagaron en 2007-2008 no). Por tanto, esta semana hemos salvado un productor, pero aún queda mucho trabajo por hacer.