Holtrop S.L.P. blog
Share:

Tras un periodo de creciente optimismo en el sector renovable, que ha generado una nueva ola de instalaciones en tramitación, de operaciones de compraventa de instalaciones, de renegociaciones de contratos y de nuevas subastas en los que estamos teniendo un activo papel asesorando a nuestros clientes, aparece el nuevo Secretario de Estado diciendo que la rentabilidad teórica del 7,39% para los productores de renovables no se mantendrá en el siguiente periodo regulatorio, sino que ésta se reducirá en función de la evolución de la rentabilidad del bono a 10 años, lo que arrojaría una rentabilidad, por el momento, de en torno al 4,3%. Es decir, un nuevo recorte, de más del 3% adicional a los numerosos que se han sufrido ya.

Según una reunión mantenida por representantes del sector fotovoltaico y el Secretario de Estado de Energía, el Gobierno da por hecho que la rentabilidad de las instalaciones irá variando según la rentabilidad del bono, frente a las tesis de que el 7,39% quedaba congelado para toda la vida útil, según establece la Disposición Adicional Primera del Real Decreto-Ley 9/2013.

Ante esta alarmante noticia, hemos mantenido diversas conversaciones de urgencia internamente en el despacho y con diferentes representantes del sector para decidir cómo actuar, con una preocupante sensación de que “volvemos a las andadas”. Primero de todo, hay pelear porque esas intenciones del Gobierno no cristalicen nunca en una norma. Existen argumentos jurídicos para dudar de que puedan aprobar la retribución del nuevo periodo regulatorio sin pasar por las Cortes, pues el diferencial de la retribución debe aprobarse por Ley, según establece el artículo 19.2 del Real Decreto 413/2014. 

De aprobarse la medida propuesta, se haría necesario volver a analizar la (i)legalidad del sistema retributivo a la luz de esta nueva óptica, en la que queda definitivamente clara la imposibilidad de determinar ex ante la rentabilidad del proyecto, lo que lo convierte en muy difícil de financiar y en un sinsentido económico. Tendremos que volver a informar a la Comisión Europea de la confirmación de ese temor de que el 7,39% pudiera o no mantenerse en los siguientes periodos regulatorios y agotar todas las instancias nacionales disponibles a la luz de los nuevos acontecimientos. 

Ojalá que el Secretario de Estado rectifique y que las aguas vuelvan a su cauce, en un momento de creciente actividad en el sector, y en el que los productores lo único que quieren es estabilidad regulatoria, y desde ya están echando de menos la existencia de un Gobierno en funciones, que no podía traicionar sus expectativas legítimas cada dos por tres.

Como siempre, quedamos a vuestra disposición para comentar